«

»

Aprendiendo a lactar al bebe

Aprendiendo a lactar al bebe

Una de las acciones más satisfactorias y enriquecedoras en una mujer es lactar a su bebé recién nacido. Son numerosos los beneficios de conocer la fisiología y las técnicas de la lactancia. Las recomendaciones sobre la posición, la frecuencia y la higiene de la lactancia son de gran interés.

En el propio salón de partos, poco después del alumbramiento, ocurre el primer encuentro del bebé con el pecho de su madre, acción que gratificará a ambos en el plano físico y emocional. Y aunque existen los reflejos en el recién nacido, es recomendable que la mujer aprenda a lactar para hacerlo de manera eficaz y satisfactoria.

Para comprender la técnica de la lactancia, primero conocerá que la glándula mamaria presenta dos compartimentos: el primero consiste en una acumulación de alvéolos y es fundamentalmente responsable de la producción de la leche; mientras la función del segundo es el almacenamiento de esta secreción, en los llamados senos galactóforos localizados bajo la areola. A medida que el recién nacido toma el pecho, comprime estos senos galactóforos, y simultáneamente los alvéolos mamarios agregan sustancia láctea a esos conductos.

Existe una regulación neuroendocrina en la mujer con esta acción: mientras la boca del bebé toca la areola, se producen impulsos neurológicos que se trasmiten al hipotálamo y la glándula pituitaria de la madre. Como respuesta, llegan a la circulación sanguínea dos hormonas, la prolactina y la oxitocina, que estimulan la producción de leche en el alvéolo y la contracción.

Es erróneo seguir consejos antiguos de limitar a 5 o 10 minutos las mamadas para evitar lesiones en los pezones, por el contrario, el abundante estímulo de la succión produce un fuerte incremento hormonal que favorece las contracciones del útero y de los vasos sanguíneos que reduce la pérdida de sangre de la madre y favorece su restablecimiento.

Para evitar un aporte insuficiente de leche es importante tener en cuenta dos aspectos: no postergar el inicio de la lactación y que las mamadas sean frecuentes. Si es un error dar de mamar sólo cada 4 horas, este se multiplica si se ofrece al bebé un pecho solo. La secreción prolactínica es adecuada solamente si se amamanta con los dos pechos, alternadamente, muchas veces durante todo el día. Si el estímulo es infrecuente, el aporte lácteo disminuye.

Otras causas de bajo aporte se deben al uso de esteroides, anticonceptivos, diuréticos y factores emocionales. Porque si a una madre se le dice que su leche es insuficiente y su lactante está hambriento puede sentirse culpable, y con su ansiedad reducir su producción láctea lo que a su vez genera más ansiedad, en un ciclo que empeora y se hace difícil de resolver.

La clave: postura, frecuencia y vaciamiento

 Postura, frecuencia y vaciamientoExisten diversas formas de amamantar al bebé, pero es muy importante que la postura sea cómoda para la madre y el lactante.

Una de las más comunes es acostada, generalmente en posición lateral (de costado). La mamá coloca una almohada debajo de su cabeza; el abdomen del bebé yace sobre ella y colocará la boquita cerca del pezón, con la ayuda de pequeñas almohadas. Le ofrecerá el pezón agarrando el pecho con sus dedos colocados en forma de “C”, mientras con el otro brazo le sostiene para que no se vire.

Cuando el niño es mayor no se requieren almohadas, pues su cabeza se recuesta en el brazo para la altura adecuada, mientras con las manos puestas en las nalguitas, la madre lo pega a su cuerpo y todo funciona bien, con la naricita libre.

Para lactar sentada, se acuna al niño en brazos. A veces se pone una almohada doblada debajo del brazo para que la boca del bebé alcance la altura del pezón y no tener que sostener el peso del niño todo el tiempo y con ello evitar la fatiga. El brazo rodea al niño y la mano sobre las nalguitas evita que se ruede, mientras respira con libertad.

Hay quien amamanta de pie o caminando, acción que puede hacerse si el bebé está cargado en la mochila. Cuando el niño llora, se le puede tranquilizar al caminar con él lentamente de un lado para otro, y una vez más sereno sentarse y continuar.

Acerca de la frecuencia con que debe lactarse al bebé, el mismo decidirá. La madre no necesita mirar al reloj para decidir si es la hora, sino al hijo cuando demuestra que está hambriento. Se recomienda durante los primeros días dar el pecho por lo menos 5 minutos de cada lado, después incrementar el tiempo a diez minutos en el primer pecho y tanto como sea necesario en el segundo: Es recomendable siempre amamantar con ambos pechos en cada mamada, y como promedio hacerlo cada 2 o 3 horas, y con el cuidado de comenzar por el último con que se lactó para permitir su completo vaciamiento. La demanda la establece el propio bebé y este debe ser complacido.

Los niños nacen con muchos reflejos, uno de ellos es el del “hociqueo” por el cual giran su cabeza si se les frota la mejilla o la boca. Entonces él abrirá los labios para empezar a succionar, momento que se aprovechará para colocar el pezón y lo más que pueda de la areola dentro de la boca.

Para separar al niño del pecho se ha de actuar cuidadosamente, no forzarlo a hacerlo. La forma adecuada es introducir uno de los dedos en la comisura de sus labios (si no fuera suficiente se llegaría a las mandíbulas) para que entre el aire y se suprima la depresión, entonces se puede quitar del pecho sin violencia, protegiendo el pezón y sin irritar al bebé.

Como recomendaciones finales se destacan que las madres que lactan deben comer adecuadamente: fruta fresca, vegetales, carne, pescado, huevos y queso; y que antes de amamantar al bebé deben tomar un vaso de agua u otro líquido. Es importante también el cuidado con los pezones, lavarlos sin utilizar agua y jabón, hacerlo con la propia leche materna que sirve de crema higienizante.

Con su leche, la madre ofrece al hijo no solo el alimento vital y de alto valor inmunológico, sino el amor de tenerlo a su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>